Quizás las hayas visto. Pequeñas, doradas o plateadas, colocadas muy cerca del asfalto, a menudo entre las horquillas. ¿Pero qué pinta una campana en una moto? Las leyendas y mitos sobre este fenómeno son variados. 

Desde espíritus malvados que se acoplan a tu moto y estos provocan averías, hasta gremblins obscuros.

Dicen que la campana, su sonido aturdidor interfiere en el agudo oído de estos seres provocando que ellos caigan al suelo, de aquí los socavones en la carretera, ejem. 

La gran pregunta con las campanas guardián es la siguiente, ¿puede uno comprarse la suya o ha de esperar a que un amigo motero le regale una para que funcione? Pues, bueno, ambas opciones son válidas, pero una es mejor que la otra. Si decides comprar una campana guardián para tu moto su magia funcionará, pero si te la regala un ser querido su magia se duplicará porque eso significa que hay un buen amigo preocupándose por ti en alguna parte. 

Para aquellos justos de valores y con la mano un poco larga, un dato: si robas una moto, te llevaras con ella todo lo maligno que habite en ella. Si robas una campana guardián, la mala suerte será tu nueva compañera.  

Dicho esto, donde colocar la campana? Encuentre un lugar apropiado cerca de la parte inferior para colgar la campana, donde no interfiera con las ruedas en movimiento u otras partes. Un buen lugar es la estribera.


Aquí te mostramos cuatro ejemplos de lo mas económico y con entrega inmediata :


J.Sanz

¡Crea tu página web gratis!